El ser conocido por Dios es un asunto de Su gracia inmerecida.