Dios está en control

Cuando era joven siempre usaba el término "Dios está en control", cada vez que mi madre decía una advertencia o una “supuesta profecía” terminaba diciéndole, Dios está en control. Me daba gusto ver a mi hermana Rosemary reír a carcajada al ver la expresión de nuestra madre... Lo gracioso era que no sabía el significado de su teología.

Sin embargo, mucha gente en nuestros días niega a Dios y su control sobre todas las cosas. Inclusive, estos insisten en caminar en su ignorancia porque rechazan cualquier testimonio de la Biblia. Pero el asunto no termina aquí. Aun muchos cristianos parecen estar inseguros de la extensión del poder y del control de Dios y están dispuestos a conceder que Dios trata salvar a los pecadores. Sin embargo, ellos no están seguros sí Dios puede real y plenamente llevar a cabo Su propósito providencia. Al menos, que el pecador decida a dar su corazón de piedra a cambio de la salvación que le es dada por gracia. La pregunta sería, ¿cómo es que el pecador puede ejercer tal decisión cuando el mismo está muerto espiritualmente en sus transgresiones?

Por ende, ellos están de acuerdo de que Dios manda todas las buenas obras, pero están mal dispuesto para mantener fielmente que Dios dirige las guerras y las enfermedades. Inclusive, a quienes cuestionan a los cristianos que profesan la doctrina de la soberanía de Dios, usando los eventos que han ocurrido como la injusticia, la delincuencia, el aborto, la discriminación, los terroristas, abusos domésticos, la picardía de la plataforma política y sucesivamente. En otras palabras, ellos están listos para decir que Dios guía a los hombres buenos, pero titubean al confesar que los hombres malos están también bajo Su dirección, dominio y control. Como fue en el caso de la vida de José y de Job. El mensaje que ellos proclaman es el siguiente: Dos reinos, el reino de Dios y el reino de las tinieblas; mientras que el hombre está entre medio de los dos reinos observando con su supuesta libre habilidad para decidir cuál de estos dos reinos unirse. Sin embargo, si Dios no está en control de los asuntos e incluyendo todos los acontecimientos del día, para serte honesto, te diría que estuviéramos en peores condiciones.

Por lo que debemos dar gracias a Dios por Su gracia común. La gracia común para quienes no la conocen es la gracia de Dios mediante la cual Él da a las personas innumerables favores que no son parte de la salvación. Es decir, es una gracia habitual. Por consiguiente, la iglesia de Cristo es el motivo que Dios concede esa gracia común a todas las personas. La Biblia dice en Mateo 5:45 “…Él hace salir el sol sobre los malos y buenos, y hace llover sobre los justos e injustos”. Eso es lo que llamamos gracia común—innumerables beneficios que no son parte de la salvación. Del mismo modo, cualquier estructura física: las carreteras, los puentes u otros son parte de la gracia común que sé sirve para extender el Evangelio. Otro beneficio es que Dios restringe el mal que hay en el corazón del hombre. Es decir, "frena sus actos", le pone limitaciones y les da ley para la protección de Su cuerpo que es la Iglesia. Imaginase si Dios desenfrena completamente la maldad que ahí en el corazón del hombre, ¿adónde llegaría la humanidad? Aunque ahí maldad en nuestra sociedad, injusticia y sucesivamente, gracias a Dios que están refrenadas. Así como estuvo la maldad en el corazón de los hermanos de José cuando querían asesinarlo y en la vida de Job cuando Dios le dio instrucciones al diablo para que lo acosara.

Una de las verdades la cual ha sido histórica y enfáticamente confesada por las iglesias Reformadas Presbiterianas que son conservadoras es aquella de la Soberanía de nuestro Dios. La soberanía de Dios se refiere al absoluto, total gobierno y control sobre todas las cosas, un gobierno que sólo Dios posee. La soberanía de Dios no está limitada como lo está el gobierno de las tinieblas, el gobierno de los EE. UU. y sucesivamente. Lo que estoy expresando es que Dios NO es el Gobernador de alguna clase de democracia en la cual Él gobierna por la voluntad de la gente. De hacerlo, él no sería Dios porque estaría sujeto e influenciado por Sus criaturas. Esa creencia es imposible porque Dios es completamente independiente en sí mismo así como lo estuvo la zarza que ardía que no dependía de nada para continuar ardiendo y, por lo tanto, está en contra de Su propia naturaleza divina. Su gobierno y autoridad le pertenece exclusivamente a Dios. Dios es soberano y nada ni nadie puede escapar de Su criterio providencial ni puede ser resistido con éxito.

Veamos algunos textos bíblicos:

  1. Daniel 4:35: “Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y Él hace según Su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces?”
  2. Mateo 28:18: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.”
  3. Salmo 135: 6: “Todo lo que Jehová quiere, lo hace, en los cielos y en la tierra, en los mares y en todos los abismos.”
  4. Romanos 9 20-21: "Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: por qué me has hechos así? ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?"
  5. Isaías 14:24-27: “Jehová de los ejércitos juró diciendo: Ciertamente se hará de la manera que lo he pensado, y será confirmado como lo he determinado… Porque Jehová de los ejércitos lo ha determinado, ¿y quién lo impedirá? Y Su mano extendida, ¿quién la hará retroceder?
  6. Así es Su Palabra y Su gobierno, Su decreto no volverá a Él sin cumplir lo que Él ha predestinado que se cumpliese. Isaías 55:11.

Loraine Bottner, en su obra clásica: La predestinación, página 28, la segunda oración del último párrafo dice: “El que los hombres no puedan siempre llevar a cabo sus planes se debe o a su falta de poder, o a su falta de sabiduría; pero puesto que Dios posee estos recursos y otros más de manera ilimitada, ninguna emergencia imprevista puede surgir, y, por lo tanto, para Él no existen razones para cambio. El suponer que Sus planes puedan fallar, y que Sus esfuerzos se puedan malograr, es degradarlo al nivel de Sus criaturas.” Esta es una verdad vital. Sin ella, o al distorsionarla, uno no puede sino proponer doctrinas u opiniones contrarias a la Palabra de Dios.

Hoy, ese mismo sello continúa siendo vital en mi vida.

 
 

Lecturas recomendadas:


Dios no puede ser resistido con éxito.
logo-black.png