Adoración

Hoy día muchos cristianos evangélicos han remodelado a Dios, convirtiéndole en un ser tan sólo un poco superior a ellos. Ya no es el Dios infinito, todopoderoso y santo, que ve y escudriña todo corazón. Es sencillamente un amigo o compañero que comparte nuestra pequeñez y trivialidad, y que disfruta nuestra cultura, la cual está fundamentada en el entretenimiento. Ya no debe ser temido; ya no se le debe reverencia. Con este Dios, Moisés no habría tenido la necesidad de quitar el calzado de sus pies, ni el apóstol Juan habría caído como muerto a sus pies. Este Dios corregido y revisado no le da importancia al cómo le adoramos, y por lo tanto, no debemos tener inhibiciones o escrúpulos con respecto a nada de lo que hacemos en su presencia… ¿Dónde está la reverencia hoy día?
— Peter Masters
 
afro_puerto_rican_art_by_rickyt247 (1).jpg

Lecturas recomendadas: